Domingo de Ramos

Domingo de Ramos

1352
SHARE

En el domingo de ramos recordamos la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, este día abre solemnemente la Semana Santa (la más importante para los cristianos, pues se encuentra santificada precisamente por los acontecimientos que conmemoramos en la liturgia y consagrada a Dios, pues la Iglesia al conmemorar la pasión, muerte y resurrección de Cristo se santifica y renueva) con el recuerdo de las palmas y de la pasión. En su entrada a la ciudad de Jerusalén (ciudad más importante y la capital de su nación), mucha gente lo acompaño y recibió como a un rey con palmas y ramos gritándole “hosanna” que significa “Viva”, entro a la ciudad reconocido como “el profeta Jesús, de Nazaret de Galilea”. En esta entrada triunfal fueron muchos los que le siguieron, pero luego fueron pocos los que lo acompañaron en su pasión y muerte.
En este día tenemos la oportunidad de proclamar a Jesús como el rey y centro de nuestras vidas, tenemos que enfocar nuestras vida a ser como esa gente de Jerusalén que no solo se alegra por la llegada de Jesús, sino que también lo sigue con intención firme en la pasión y muerte. Debemos decir “¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!” de todo corazón, es la oportunidad de comunicar a Cristo que también lo queremos seguir, teniendo en cuenta que seguirlo también conlleva sufrimiento como lo fue la pasión, por lo cual debemos tomar nuestra cruz aunque tengamos que sufrir o morir por Él. Tenemos que poner a Jesús en el centro de nuestras vidas, para que sea el rey que tanto esperamos que llegara a Jerusalén, ese rey que guíe nuestra vida, nuestra familia y nuestro entorno.
La liturgia de las palmas la debemos vivir como una anticipación al triunfo de la resurrección, y con ello sentirla desde esta perspectiva, tomando como centro la celebración del triunfo de Jesús, que lo vemos reflejado en ese ramo bendito (que llevamos a nuestros hogares) el cual nos recuerda que Jesús es nuestro rey y que debemos siempre darle la bienvenida en nuestro hogar.