Cuarto Domingo de Pascua 2015

Cuarto Domingo de Pascua 2015

903
SHARE

Domingo Cuarto del Tiempo Pascual

Domingo de Oración por la Vocaciones

 

“Yo soy el Buen Pastor. El buen pastor da la vida por las ovejas”[1]

En este cuarto domingo de pascua la Iglesia nos invita a poner nuestra mirada en Jesús Buen Pastor, ese Pastor que es capaz de salir de sí mismo y abrirse a los demás, solo por cumplir la voluntad y el amor  Padre.

El amor del Buen Pastor es el amor de Cristo y a la vez el amor que proviene del Padre y es ese mismo Amor que llevara al  Buen Pastor  a dar su vida por cada uno de nosotros, “Por eso me ama el Padre, porque doy la vida, para después recobrarla”[2]

El Buen Pastor viene en busca de todos, sin ningún tipo de excepción, para reunirnos en un solo rebaño, el rebaño de su Padre que está en los cielos. Ahora, depende de cada uno de nosotros escuchar y reconocer su voz, a fin de que  nos reunamos en la persona de Cristo Buen Pastor, quien nos guiara en nuestro caminar como pueblo al encuentro pleno con Dios.

La misión del Buen Pastor, no ha llegado a su fin, sino todo lo contrario,  continúa y continuara. Cristo nos sigue congregando como rebaño, guiado hoy en día por nuestros sacerdotes, pastores del pueblo de Dios, son ellos, hoy en día, la voz de Jesús resucitado en medio de nuestras comunidades. Pidamos, pues, por cada uno de ellos y su ministerio, en este domingo dedicado a la oración por las vocaciones, para que a ejemplo del Buen Pastor, conozcan y guíen a este pueblo hacia el encuentro con Cristo.

Pidamos, también, a Dios para que nos envié buenas y santas vocaciones a la vida sacerdotal, a fin de que el Evangelio se siga proclamando hasta el fin de nuestros tiempos.

A Jesucristo sea el Honor y la Gloria por los siglos de los siglos.

AMEN

 

[1] Jn 10, 11

[2] Jn 10, 17